INEFICIENCIA INTENCIONAL - TRANSPARENCIA CONTROLADA



Hace pocos días se juntaron con los sindicatos la polla rectora, la polla vicerrectora y la polla delegada .
La satisfacción que las tres pollas consiguen de sus interlocutores expande la idea de que las tres pollas son muy eficientes. Sí, parece que lo son, excepto con mi coño. Años ha, la que hoy es polla rectora nunca quiso aclarar (aunque se lo prometiera a mi coño) si mi currículum fue tenido en cuenta en el premio extraordinario de doctorado. La polla delegada se ha señalado más: ni nunca quiso recibirme antes de abrírseme el primer expediente pollil, ni nunca quiso enmendar cómo se saltaba la normativa (cuando llegaba mi turno) para la adjudicación de asignaturas en mi departamento. La recién llegada y asustadiza polla vicerrectora, aquélla de la que he escuchado cuán eficaz es, se ha hecho la sorda para justificar por qué se me impide acceder a otro departamento donde pueda crecer como ente entero, y no sólo como coño.  Le dice a mi coño que no, y luego no dice porqué, pues no envía los informes en los que se basa la negativa. 

Mis filetones han crecido dos pulgadas, me los he recortado y ahora los tengo a la sal en el horno. 

Esta ineficiencia  intencionada contra mi coño es una de las armas más poderosas y retorcidas del acoso institucional, pues invita al resto de las personas a creer en el esfuerzo realizado por las pollas y la eficacia de las mismas, mientras que cuando esas cualidades no se ejercen con una sola persona, acentúa la desigualdad de derechos  y manifiesta su intencionalidad, al hacer que la opinión de mi coño sea una opinión aislada. 
La otra cara de esta ineficiencia intencional es la transparencia controlada: Señores, si quieren transparencia, miren el portal de la transparencia, pero no más. Ni se les ocurra exigirla en los trámites, o cuando nos ponemos de acuerdo en ser ineficientes contra alguien.  Cuanto más alto es el nivel político en la universidad de las pollas, más elaborada, más exquisita y más retorcida es la ejecución de la desigualdad contra los coños.  
A este paso, los filetones me crecen como los rabos de las lagartijas. 

El horno ya huele. Me voy a comer. Seguramente otro día podré invitaros.

1 COMENTARIOS MACHACADAS O MACHACADOS:

Poética del sur dijo...

Querida Inma, te comprendo y me alegro que persistas en tu lucha por la igualdad de la mujer en todos los ambitos. Aunque se que hay muchas mujeres luchando en este maravilloso mundo hay que ser valientes y denunciar los millones de mujeres, y ya no me valen los porques, que apoyan la desiguldad y se visten con los roles masculinos. A mi edad ya no creo en la sociedad creo en las personas que me han mostrado su transparencia y su buen hacer y te puedo decir que son poquit@s. Miestran un@s zurcen otr@s destruyen así es la soiedad. Un abrazo bonita